Muchas mujeres se cuestionan si es posible acudir a una sesión de magnetoterapia en pleno embarazo.

Aunque la magnetoterapia sea una práctica que no tiene efectos secundarios, y que apenas tiene contraindicaciones, no se aconseja llevarla acabo por si los campos magnéticos pudiesen afectar al feto en alguna forma.

Las mujeres embarazadas no deben arriesgarse a la exposición de radiaciones no ionizantes; como suelen tener algunos aparatos, microondas, ultrasonidos, y lásers.

Los peligros que puede tener un feto están relacionados a los efectos térmicos que algunos aparatos y máquinas producen debido a la magnitud de radiación que puedan recibir.

Un tipo de radiación son los campos electromagnéticos, como es lógico.



La duda también surge porque, aunque sabemos que no se pueden aplicar aparatos de magnetoterapia sobre el abdomen, es posible que a una mujer le hayan recomendado asistir a una sesión de magnetoterapia para curar la lesión de un pie (por ejemplo).

Otro caso recurrente es que como en el embarazo hay cambios hormonales y físicos, pueden generar lesiones en el aparato locomotor; de espalda, cadera, vértebras, etc.

Aunque la magnetoterapia advierte no realizar esta práctica en estado de embarazo, según cual sea tu caso, siempre hay que confirmarlo con tu médico antes que nada.

Otra alternativa es acudir a la fisioterapia y no a la magnetoterapia.

La fisioterapia controla los tipos de onda que usan sus aparatos y sabrían cuales podrían no dañar al feto, o simplemente no usarlos, y realizar otras técnicas para aliviar el problema que tengas.

Ante todo, no hay que tomar decisiones por cuenta propia y hay que ser lógicos para no tomar riesgos innecesarios.

Si deseas más información sobre la diferencia entre la fisioterapia y la magnetoterapia, así como el porqué son complementarias, no olvides echar un vistazo a dicha sección.

magnetoterapia y embarazo



Embarazo y magnetoterapia, ¿existen contraindicaciones?

Después de tocar el tema anterior sobre el embarazo, vamos a asegurarnos de algunas contraindicaciones que presenta la magnetoterapia.

Contraindicaciones absolutas:

  • No aplicar en caso de dolores desconocidos y sin consulta médica.
  • Durante hemorragias de cualquier tipo (el campo magnético aumentaría el sangrado).
  • En caso de usar aparatos electrónicos médicos (marcapasos, desfibrilador, implantes cocleares del oído, o placas de algún tipo).
  • Durante el embarazo (no se han hecho pruebas por no correr riesgos).
  • Hipotensión.

Contraindicaciones relativas:




  • Tuberculosis.
  • Enfermedad infecciosa.
  • Enfermedades por micosis (fúngicas).
  • Enfermedades neurológicas (como la epilepsia).
  • Personas con tumores malignos o post operaciones de ello.
  • Hiperfunción de glándulas endocrinas.

Porque en el embarazo no usamos magnetoterapia

Con ‘relativas’ estamos hablando de que hay casos en que se puede hacer una excepción, y ante todo, que son cuestiones que debes primero hablar con tu médico o terapeuta.

La magnetoterapia proporciona diferentes beneficios, pero hay que saber cuando es recomendable aplicarla y cuando no.



Hay diferentes tipos de opiniones sobre si la magnetoterapia funciona y da beneficios, o no. Aún así, no hay que dejarse guiar por juicios de otros puesto que cada persona y caso es diferente.

En general, siempre hay que pedir una opinión profesional antes de someternos a cualquier tipo de tratamiento y no exponernos a un riesgo para la salud.

Aparato y apuntes de magnetoterapia