A lo largo de la vida, es normal que el cuerpo presente cambios conforme se desarrolla y se acerca a la vejez, empezando a presentar síntomas y cambios naturales que uno no espera, y lo cual nos vuelve vulnerables. La impotencia sexual masculina es uno de ellos, pero no solo este tipo de cambio puede presentarse por lo que decimos. En realidad, la disfunción eréctil puede ser ocasionada por diversas razones, e incluso, en edades no tan avanzadas.

No obstante, no significa que es algo obligatorio de la vejez, o algo inevitable, puesto que existen formas de tratarlo y prevenirlo. La naturaleza tiene su función, pero cada cuerpo es diferente, y uno no tiene porqué padecer de esto a temprana edad, ni incluso, más adelante. También es cierto que, el término de disfunción eréctil se refiere a la incapacidad de mantener una erección, no en sí al no sentir deseo sexual, la eyaculación, o tener un orgasmo. Aunque, también, uno puedo ir ligado al otro en varias ocasiones. Por lo mismo, es necesario conocer qué formas y tratamientos existen, para saber como agrandar el pene de forma que la circulación fluya y se pueda lograr dicha erección.

Entre varios de sus tratamientos, hoy en día, entra la magnetoterapia, ya que se considera como una solución beneficiosa puesto que ha probado ser eficaz para curar mucho tipo de enfermedades y patologías, entre ellas, y aunque pocos lo sepáis, la impotencia sexual masculina.

disfuncion erectil

¿Qué causa la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil o importancia sexual, es la incapacidad de mantener una erección. Es una alteración en los mecanismos que se relacionan con la erección, como el deseo sexual, los estímulos, problemas vasculares y neurológicos. Al intervenir en el proceso natural de la erección, esta no ocurre, y de ahí que se llame disfunción eréctil.

El pene está conformado por cuerpos cavernosos que recorren el cuerpo del propio miembro, y rodeados por una membrana llamada túnica albugínea. Cuando se lleva a cabo una erección, estos se llenan de un tejido esponjoso y, con la estimulación sexual, los cuerpos cavernosos se relajan y permiten el paso de la sangre para rellenar los huecos y agrandar el pene; o sea, una erección.

Existen diferentes tipos de causas, problemas, y enfermedades, que afectan al organismo y que os puede llevar a la impotencia. Lo mejor es saber sobre ello, de forma que, podamos prevenirlas y tratarlas.

Enfermedades cardiovasculares.

Los problemas del corazón, hipertensión, y colesterol, pueden ser causantes de la disfunción eréctil puesto que tienen que ver con la mala circulación de la sangre. Y, como muchos sabéis, la erección también se realiza cuando la sangre llega al miembro.

Enfermedades neurológicas.

Aquí, se ven afectadas las vías nerviosas que mandan las señales desde la médula del cerebro hacia el pene, y que son responsables de dar una respuesta sexual. Por ello, personas que padecen de epilepsia, esclerosis múltiple, traumatismo, Alzheimer, o Parkinson, pueden ser más propensas a sufrir de una disfunción eréctil.

Obesidad.

La obesidad se ocasiona debido al desequilibrio entre las calorías ingeridas y el total de calorías gastadas, acumulando la energía en forma de grasa. Esto puede dar problemas de hipertensión, diabetes, y problemas arteriales. También, puede ocasionar problemas hormonales y bajar el nivel de testosterona.

Síndrome metabólico.

Es la combinación de problemas que hemos dicho anteriormente: obesidad, diabetes, y dislipemia.

Diabetes.

Las venas pueden verse dañadas debido a la alta cantidad de glucosa en la sangre, la cual también es la que llega al miembro, como dijimos anteriormente. Su alteración también puede ser de tipo hormonal, lesión arterial, y lesión neurológica. Después de todo, la diabetes mellitus afecta por esos tres lados.

Trastorno hormonal.

La libido del hombre está ligada al deseo sexual, y por ello, ocurre la erección. Si el hombre presenta una baja concentración de testosterona, la hormona relacionada con este tema, no será capaz de mantener una erección. No solo esto, también los altos niveles de prolactina, cortisol, o la tiroideas, pueden provocar un descenso de testosterona.

Consumo de alcohol y tabaco.

Esta es una de las mayores causas tanto en jóvenes como en adultos, puesto que ambos provocan descenso de testosterona. Para los que tienen problemas extremos de alcoholismo y cirrosis, estos provocan impotencia, lo mismo el tabaco, porque daña las venas y afecta la circulación sanguínea.

Atrofia muscular.

Si habéis pasado mucho tiempo en reposo por algún accidente o problema, la pelvis puede llevar a un bajo flujo sanguíneo en la zona genital, y de ahí que haya un mal reflejo para provocar una erección.

Medicamentos.

Existen medicamentos que influyen en la forma natural de la erección, por ejemplo, los relacionados con la presión arterial, neurolépticos, antilépticos, para insomnio, ansiedad, y la depresión. Siempre es mejor preguntar por los efectos secundarios, o tratar de consumir elementos más naturales que ayuden a combatir el problema.

Factores psicológicos.

Problemas como la depresión, estrés, y la ansiedad pueden provocar una disfunción eréctil psicógena. Con esto nos referimos a que, la persona puede inhibirse a la hora de sentir placer sexual o que esté muy ansioso y que el cuerpo esté de forma alerta constante que ve el deseo sexual como una amenaza.

Hombre_preocupado

¿Cómo tratar la disfunción eréctil con magnetoterapia?

Ante un problema de disfunción eréctil, uno puede optar por diferentes tratamientos y soluciones una vez se conoce su causa. De ahí que se receten tipos de medicamentos, inhibidores, hierbas, suplementos, Viagra, o terapia.

Para los que prefieren remedios más sencillos, eficaces, y sin riesgos, existe la magnetoterapia. La magnetoterapia es una disciplina pseudocientífica que aplica diferentes aparatos de baja y alta frecuencia para realizar procesos bioquímicos y fisiológicos en el cuerpo, a base de ondas magnéticas que ayudan a las células, hormonas, y tejidos, a mejorar de forma indolora y eficiente la salud del organismo.

La magnetoterapia de baja frecuencia es muy efectiva y beneficiosa para tratar la disfunción eréctil puesto que tiene un efecto vasodilatador. La polarización de los glóbulos rojos influye en el tono muscular de los vasos sanguíneos, arterias y capilares. Estos se amplían y consiguen un abastecimiento de los tejidos con nutrientes y sangre oxigenada.

Durante la aplicación de la magnetoterapia, también se activa el sistema parasimpático y se crea un flujo de iones que relajan los músculos vasculares. Esto genera una harmonía en la actividad cardíaca, la circulación, y presión arterial. Un mejor suministro de oxígeno ayuda a mejorar y curar la función del tejido y los órganos, así como las inflamaciones. En general, el uso de los campos magnéticos trae beneficios al cuerpo y la circulación sanguínea. Estos ayudan a los tejidos, la sangre, las venas y arterias a realizar su funcionamiento normal, facilitando y logrando que la persona vuelva a mantener una erección.

La magnetoterapia sigue siendo un método muy usado y recurrente por todo tipo de pacientes, ya que su lista de beneficios y enfermedades a tratar, es muy extensa. Por si fuera poco, es una práctica fácil, rápida, efectiva, invasiva, sin efectos secundarios o contraindicaciones y, sobre todo, indolora.

magnet41

¿Cómo aplicar la magnetoterapia para la impotencia sexual?

Ahora que conocéis sus beneficios a la hora de tratar la disfunción eréctil, hay que saber que la magnetoterapia debe aplicarse, en este caso, con programas de frecuencias de 2-25 Hz para que causen un efecto vasodilatador y espasmolítico.

Hay que sentar al paciente, de ser posible, encima de un aplicador plano y combinarlo con aplicaciones en la columna vertebral y la cabeza (para el estrés y activar la secreción hormonal). La aplicación de magnetoterapia ayudará al paciente a darle vida a las células y los órganos, así como a una correcta circulación sanguínea para combatir su problema. Generalmente, la magnetoterapia de baja frecuencia usa una intensidad mínima de 5 Gauss y una máxima de 100. Se realiza una sesión entre 5-10 minutos, con un tratamiento entre 12 y 15 secciones, para mejores resultados. Dependiendo de la gravedad del problema, se puede modificar la terapia.

Ante todo, hay que consultar a un profesional o médico sobre ello. Ellos os dirán lo más recomendado, además de que debéis decirles si padecéis de algún otro tipo de enfermedades. Cada cuerpo es diferente, y algunos tardan más en obtener y ver resultados. Sin embargo, la magnetoterapia ha dado buenos resultados en la mayoría de los pacientes, así como a corto plazo. Es una disciplina que trata tanto lesiones y enfermedades físicas, como psicológicas, fisiológicas, y emocionales.

La disfunción eréctil es un problema que puede presentarse de forma común, sea cual sea el factor y la causa, y no es para estar avergonzados de ello. Ante todo, puede ser un síntoma y alerta de varias enfermedades que hay que estar al pendiente y tratar de prevenirlas o tratarlas. No hay nada mejor que tratar de tener un cuerpo sano y hacer lo posible por mejorar nuestra salud tanto física como emocional y psicológica.

Gracias a las medicinas alternativas, como la magnetoterapia, cada vez es más fácil poder realizar tratamientos sin la necesidad de someter al cuerpo a medicamentos y fármacos con efectos secundarios, además de dar un seguimiento y tratamiento de forma más natural para el cuerpo con buenos resultados.

Así que, no dudéis en acudir a vuestro terapeuta, médico, o profesional, para pedir consejos o atender a una sesión de magnetoterapia. La salud es primero. Y no hay forma de comprobar sus resultados si no la probáis.

feliz