La rodilla es una de las articulaciones del cuerpo que más puede llegar a sufrir algún tipo de lesión debido a las actividades y su función de carga dinámica. La rodilla está constituida por las superficies articulares del fémur, la tibia, y el peroné, integrado por la rótula además de estar estabilizada por diversos elementos ligamentarios y capsulares. Es por eso que, cuando se presenta un problema en esta articulación, puede producirse por diferentes causas, ya que se trata de una articulación biomecánicamente compleja.

No solo los deportistas y corredores sufren de esto, también una persona normal puede realizar alguna actividad o deporte, que no esté acostumbrado, que se excedió en el ejercicio, o que no llegó a pisar bien mientras corría, y de ahí sufrir una lesión de rodilla. Muchas de ellas se producen en los tejidos blandos, como en los ligamentos y tendones, aunque en ocasiones severas, algún hueso puede verse dañado.  En general, las causas son diversas, pero aquí veremos las lesiones de rodilla más frecuentes y comunes:

1.- Esguince. Es cuando los ligamentos de la rodilla han sufrido un estiramiento excesivo, debido a un retorcimiento, tirón, o una tracción. El ligamento puede desgarrarse o romperse.

2.- Desgarro. Cuando un tendón o músculo se estira demasiado. Existe el desgarro parcial del tejido del ligamento, que genera una pequeña inestabilidad de la articulación. Y está también el desgarro severo o completo del tejido del ligamento, que crea una inestabilidad mayor.

3.- Lesión o daño del cartílago de la rodilla. El cartílago, que actúa como amortiguador, puede verse afectado por golpes, giros bruscos, o sobrecarga de actividad. No es un tejido con alta cicatrización, y si llega a tener una rotura, es necesaria la intervención quirúrgica. También, el desgaste que sufre el cartílago puede generar artrosis.



4.- Problema en el tendón rotuliano o del cuádriceps. Se presenta un dolor de cara interior a la rodilla, parecido a una tendinitis. Da dolor con la contracción muscular voluntaria y al estirar. También existe el síndrome de la rodilla del saltador, que afecta a la tendinitis rotuliana. Se considera una lesión grave que puede necesitar más de 6 meses de rehabilitación.

5.- Lesiones y dolores de los ligamentos. Los ligamentos son los que conectan los huesos entre sí. Existen los ligamentos que van por fuera de la rodilla que se llaman ligamento lateral interno y ligamento lateral externo. Ellos sustentan la rodilla, dan la estabilidad y movilidad lateral.

6.-Lesión del ligamento cruzado. Se encuentra dentro de los ligamentos en el interior de la rodilla, habiendo ligamento cruzado interior y ligamento cruzado posterior. Estos proporcionan estabilidad a la rodilla cuando se mueve hacia delante y hacia atrás. Estos ligamentos suelen sufrir lesiones al realizar deportes de contacto, y se considera una lesión grave que puede requerir operación y rehabilitación por 6 meses.

dolor rodilla

Síntomas y causas de las lesiones de rodilla

En casi todas las lesiones de rodilla, nos podemos encontrar con:

  • Dolor.
  • Hinchazón o inflamación.
  • Inestabilidad en la articulación.

Entre las principales causas de las lesiones de rodillas, están:

  • Un impacto en la rodilla o un movimiento que la desplaza fuera de lo habitual, como caer en una posición forzada.
  • Realizar cambios rápidos de dirección, como en el futbol.
  • El sobrepeso.
  • Realizar una actividad en exceso o correr pisando mal.
  • Algún tipo de torcedura o retorcimiento al caminar, correr, o en otra actividad.




lesion rodilla deporte

Tratamientos para las lesiones de rodilla

Lo normal es que, cuando hemos sufrido una lesión de rodilla, acudamos al médico para que nos dé un diagnóstico a base de radiografías, ecografías o resonancia magnética para saber la gravedad del caso.

Los tratamientos dependen del tipo y gravedad de la lesión, pero entre ellos se encuentran:

  • Protección de la articulación.
  • Aplicación de hielo.
  • Reposo.
  • Medicamentos antiinflamatorios y analgésicos.
  • Compresión y elevación de la rodilla.
  • Cirugía, en los casos graves.
  • Fisioterapia para la rehabilitación.

Entre otras medicinas alternativas, se encuentra la magnetoterapia, la cual, gracias a la aplicación de campos magnéticos en el cuerpo, se puede realizar cambios y reacciones bioquímicas y fisiológicas, de forma que la recuperación sea en un tiempo rápido y sin dolor. Además, la magnetoterapia está recomendada por ser de fácil aplicación, rápida, sin contraindicaciones, y de uso general por todo tipo de pacientes con diversas patologías.

Muchos deportistas se someten a sesiones de magnetoterapia para reducir sus tiempos de rehabilitación, así como deportistas de élite conocidos como Rafa Nadal, David Villa, o Valentino Rossi. La magnetoterapia proporciona diferentes tipos de beneficios para el cuerpo, entre ellos, ejerce un efecto relajante, analgésico, y antiinflamatorio. Esto es muy bueno cuando uno sufre de una lesión de rodilla y tiene dolor, puesto que podrá sentirse mejor. También, facilita la circulación, aumenta la cicatrización, y ayuda a la regeneración de tejidos, entre ellos, el óseo.

La magnetoterapia puede encontrarse en centros y clínicas especializadas en el tema, así como en otras que llevan temas de rehabilitación y fisioterapia. Es una práctica y disciplina pseudocientífica que trata mucho tipo de dolencias tanto físicas, como emocionales, celulares, y fisiológicas. Sus aparatos no representan ningún tipo de daño para el organismo, además de ser indolora, reducir tiempos de curación, y no es invasiva.

La magnetoterapia también puede aplicarse de forma casera, con sus diferentes tipos de aparatos y máquinas de baja y alta frecuencia, para quienes desean continuarla de forma personal. Entre otras cosas, también existen accesorios para la rodilla, como fajas y soportes con imanes, que siguen realizando efecto mientras lo lleváis puesto.



Varios pacientes han probado esta terapia y han obtenido buenos resultados, así como prolongados. Si deseáis asistir a una sesión, es mejor informarse de ello con respecto al problema que padecéis, edad, y, ante todo, no se recomienda asistir si sufrís de hemorragias, hipotensión, enfermedades víricas, si llevas un marcapasos, o si estáis embarazada.

tratamiento rodilla

Para prevenir las lesiones de rodilla, se recomienda siempre realizar un entrenamiento previo al deporte, o calentamiento, así como finalizar con ejercicios de estiramiento. Hay que intentar correr pisando de forma adecuada, llevar zapatos correctos para el deporte, y hacer ejercicio con frecuencia en la vida diaria.

Tenemos que ser cuidadosos para prevenir este tipo de cosas, y, sobre todo, cuidar de nuestro cuerpo lo mejor posible.