El biomagnetismo, también conocido como imanoterapia, es una terapia de curación alternativa que forma parte de otras ramas, como la magnetoterapia, y la electroterapia. Fue una práctica descubierta por el Dr. Goiz, un médico cirujano de nacionalidad mexicana. Desde entonces, el biomagnetismo médico ha sido aplicado para regular los procesos físico químicos, logrando hoy en día ser más conocido y aceptado como una disciplina en varios medios seudocientíficos y de medicinas alternativas.

El tratamiento con biomagnetismo está indicado para pacientes que padecen diferentes tipos de patologías debido a infecciones, lesiones, incluso síntomas de resfriado, diabetes, lesiones musculares, o hasta para tratar tumores, por ejemplo. Se trata de una terapia alternativa que puede mejorar el estado del cuerpo gracias a la aplicación de imanes.

El biomagnetismo ha cobrado fuerza en los últimos años, y está presente en varios centros de medicinas alternativas (como los que manejan acupuntura) o en centros de rehabilitación y fisioterapia, donde también se valen de sus ramas complementarias; magnetoterapia, electroterapia, etc.  Muchos se someten a esta disciplina para equilibrar el funcionamiento del organismo, las glándulas, problemas emocionales, estrés, o para eliminar en lapsos breves diferentes casos de virus, hongos, o enfermedades crónicas que puedan ser tratadas.



Pero, en general, el biomagnetismo puede resultar una buena opción para aquellos que quieren probar algo que proporcione beneficios al cuerpo de forma segura, sin efectos secundarios, que sea indoloro, y que sea un buen complemento para otro tipo de tratamientos.

 

aplicacion

¿Cómo funciona el biomagnetismo y de qué se vale para ello?

Se sabe que el cuerpo humano tiene un campo magnético, así como los demás seres vivos y la Tierra misma. Por ello, se aplican imanes con el propósito de recorrer la energía del cuerpo (puesto que tenemos electricidad), ya que todos generamos un pequeño electro imán con poco voltaje, y que, al estar desequilibrado, nos provoca ciertas enfermedades.

Las enfermedades provocan que nuestro pH cambie, y por ello, existe el biomagnetismo y los imanes de los que se vale para tratar de nivelarlo. El biomagnetismo se basa en 300 puntos distribuidos por el cuerpo, y funcionan igual que los imanes (campos positivos y negativos con puntos complementarios en derecha e izquierda del cuerpo). Los imanes pasivos (no electrificados ni conectados a máquinas) se aplican en zonas localizadas del cuerpo.

Básicamente, si se corrige la alteración iónica, se corrige el problema. Es gracias al biomagnetismo y su energía de polaridad, con lo que se regresa a un punto de equilibrio. La polaridad negativa puede impactar a una carga patológica, y anularse al encontrarse con una polaridad positiva.

El Dr. Goiz presentó el cuerpo humano como un mapa de unos 280 pares biomagnéticos, pero asegura que no se puede curar al 100% TODO tipo de enfermedades, lo que sí es notable, es que presenta mejoras en muchos de los pacientes, así como una rápida curación para el cuerpo. La curación total depende de varios factores, como la reacción del cuerpo y el organismo, así como la predisposición de la gente a querer ser curada, la edad, y el tipo de problema que se está tratando (con sus causas).



Los imanes regulan la circulación de varios componentes del cuerpo y sus procesos bioquímicos, de ahí que se puedan tratar enfermedades endócrinas, cardíacas, inmunológicas, de metabolismo, emocionales, e incluso para tratar de dejar de fumar o para tratar el cáncer. Hay que saber que no todas las enfermedades son producidas por microorganismos; aunque estas son más fáciles de tratar porque, regulando el pH, se matan a varios de ellos. Además de esto, muchas enfermedades de las mencionadas han sido tratadas y curadas.

imanes biomagnetismo

¿Cómo se aplica el biomagnetismo?

El paciente debe estar recostado y relajado, además de bien hidratado, alimentado, y aún mejor si está abrigado. Esto es esencial para que los imanes actúen como deben. Lo mejor, es que no se requiere de electricidad ni que el paciente se quite la ropa.

Las sesiones pueden durar una hora, dependiendo de cada caso. Las sesiones suelen estar espaciadas entre una y dos semanas. El terapeuta os hará saber cuántas sesiones necesitáis según vuestra patología ya que ‘cada paciente es un mundo’. Existen personas que se recuperan pronto, incluso con una sesión, pero otras, es posible que necesiten varias sesiones antes de ver mejoras.

Los imanes se dejan actuar durante unos 10-15 minutos para ser reconocidos por las zonas de potencial energético en el cuerpo, y así comenzar a regular el órgano, tejido, glándula, enzima, etc…que sea necesaria para el tratamiento del paciente.

En general, el biomagnetismo se basa en el concepto del “Par Magnético” (positivos y negativos). Los imanes comunes poseen potencia superior a 1000 Gauss, los que ayudarán a acercar al organismo a su NEN (Nivel de Equilibrio Normal). En casi todas las enfermedades, los microbios poseen ADN con el que se comunican a distancia por ondas magnéticas, y por ello los imanes se posicionan en puntos clave para interferir con este proceso.



Es importante resaltar que el biomagnetismo es una terapia que busca acompañar otras disciplinas para mejorar el estado del cuerpo y el organismo del paciente, para que puedan tener una mejor evolución y curación.

El biomagnetismo es compatible con otras prácticas alternativas como la Homeopatía, Reiki, Flores de Bach, Naturopatía, Aromaterapia, y hasta otras más habituales como la acupuntura.

paciente biomagnetismo

Beneficios del biomagnetismo

Como sabéis, el biomagnetismo se usa para curar diferentes tipos de enfermedades.

Sus beneficios son múltiples, pero vamos a destacar varios de ellos:

  • Ejerce un efecto de corrección sobre las distorsiones energéticas del organismo para aliviar la enfermedad.
  • Se consigue exterminar microorganismos dañinos como parásitos, virus, hongos, y bacterias.
  • Es compatible con otro tipo de tratamientos y medicinas.
  • Casi todos pueden someterse a dicha práctica.
  • Proporciona y dinamiza energía al cuerpo.
  • Es ideal para las lesiones musculares, fracturas, cicatrización, esguinces, rehabilitación, etc.
  • Acorta los tiempos de curación.
  • Puede tratar enfermedades complicadas como el cáncer.
  • Disminuye el dolor en zonas localizadas.
  • Es indolora, fácil y rápida, de aplicar.

La magnetoterapia forma parte del biomagnetismo, y por ello, también se os recomienda si deseáis adquirir más beneficios que los mencionados anteriormente, gracias a sus aparatos de baja y alta frecuencia, que son aplicados para penetrar de forma profunda y aliviar patologías en el menor tiempo posible.

regulacion magnetica

Recepción sobre la práctica del biomagnetismo

El biomagnetismo sufre de una difícil comprensión por parte de varios profesionales y las opiniones pueden ser muy variadas, pero la mayoría positivas. Y de ahí que también haya cierto desconocimiento por parte de la gente. Aunque los análisis y estudios del Dr. Goiz concuerden con muchos datos médicos, no se puede escribir un método como tal ni responder por completo con mejoras al 100% en todos los pacientes tratados bajo esta disciplina.

Esto ocurre con otras medicinas pseudocientíficas, pero hoy en día, existe más diversificación de información y la gente busca otras alternativas más naturales, asequibles, y formas rápidas de curar y atender a sus problemas. Es más fácil estar informado sobre este tipo de prácticas que antes, y de ahí las personas que se han sometido a estos tratamientos para darse una oportunidad, y que a muchos les haya funcionado.

El Dr. Brian Ford de la Universidad de Cambridge, explicó cómo las células humanas conversan de forma inteligente y a distancia, para estructurar los órganos y tejidos. También habló de cómo funcionan los microorganismos en el cuerpo y lo que son capaces de hacer, y cómo interferir en el proceso de las enfermedades que crean. En resumidas palabras, habló sobre la energía y su relación con la biología. Muchas de las cosas que presentó, están ligadas a lo que el Dr. Goiz explica sobre esta práctica y el por qué los imanes pueden ser una buena ayuda y alternativa para esto.



Debéis saber que el biomagnetismo no presenta contraindicaciones en sí, pero no re recomienda a mujeres embarazadas, pacientes que lleven un marcapasos, ni personas con cáncer que estén realizando quimioterapia. También, debéis estar atentos a no aplicarlo si tenéis algún daño estructural en los huesos o tejidos, o algún problema de regeneración celular debido a una cirugía, o acumulación de efectos secundarios por otros medicamentos.

Como podéis ver, el biomagnetismo se considera un tipo de terapia simple pero eficaz, además de no ser invasiva, es indolora, casi no tiene contraindicaciones, y no posee efectos secundarios como dijimos anteriormente.

biomagnetismo

La magnetoterapia es otra de las prácticas más utilizadas en el presente, sobre todo porque cada vez más gente la usa para curar sus dolencias; incluso deportistas de élite. Ambas son terapias alternativas muy utilizadas en la rehabilitación, y cada una ejerce su propósito de diferente forma, y con diferentes tipos de aparatos que son seguros para el paciente.

Muchos se interesan por esta terapia y deciden tomar cursos de ello o comenzar a comprar imanes para su propio uso, o para abrir sus propias clínicas y dar sesiones. Todos pueden formar parte de ello. Existen cursos en varias zonas donde imparten esta práctica por profesionales, así como el poder realizar cursos online y tutoriales certificados. Si deseáis realizar esto por cuenta propia, comprar imanes, o aprender dicha práctica, os recomendamos primero consultar a un profesional que os asesore con el tema.

El biomagnetismo es para todos, y si creéis que os puede ayudar con alguno de vuestros problemas, no dudéis en probarlo y comprobar si os da los beneficios que buscáis. Después de todo, uno no puede juzgarlo hasta primero probarlo.